Por qué dejé facebook

facebook-publicidad-redes-sociales-mexico-anuncios-facebook-renuncia-a-facebook-minimalismo-zero-waste-ecologia-reciclaje-sostenibilidad-consumismo-economia-medio-ambiente

En los 3 pasos menciono que valorar como necesarias o innecesarias las cosas, no es un tema aplicable únicamente a lo material. Pues bien, una de las cosas no-materiales que debí dejar de lado fue el uso de Facebook.

Fue difícil apartarme, ya que las redes sociales han sido parte importante de mí desde hace muchísimo tiempo.

Tengo 30 años y siempre me ha gustado el internet. Resultado = siempre he manejado redes sociales. Antes no se les llamaba así, pero han estado presentes en gran parte de mi vida. Recordaré brevemente los inicios de esta era:

Cuando tenía unos 12-13 años me fascinaban los chats. Conocer gente nueva, hacer amigos, platicar con desconocidos durante horas, hablar de mi vida, lo que hacía, lo que me pasaba en el día a día... Estaba de moda el ICQ, aunque ese no me gustaba. A mí me encantaba el chat de los burundis o también chateaba en las salas de juegos de yahoo cuando quería “practicar mi inglés” (según yo).

Después de eso llegó el messenger de hotmail, con la genial novedad de una página en la que podías compartir tu estado y fotografías. Podías personalizarla con colores al gusto y poner una foto de perfil. De ahí no pasó mucho cuando se puso de moda el hi5 que tenía la ventaja de poder personalizase absolutamente todo con código html.

Al mismo tiempo del hi5 hubo un momento que también utilicé otra plataforma: el yahoo 360. Duró poco y cancelaron pero lo menciono porque me gustó bastante. Estaba muy bonito el concepto que combinaba blog, poder compartir estados y fotografías, agregar amigos, escribir y recibir mensajes visibles en la página, y elegir como imagen de perfil ya fuera una fotografía o un avatar personalizable.

Luego el hi5 fue decayendo poco a poco hasta que todos dejamos de usarlo, en ese momento conocí facebook.

Facebook. Ahora nos situamos en el presente.

Facebook es la red social más exitosa a nivel mundial y ha durado demasiados años siendo la número 1. Adictiva tanto como las otras que mencioné antes (cada una a su tiempo), pero ésta tuvo la ventaja de existir al mismo tiempo que los smartphones.

¿Por qué lo dejé?

Facebook trabaja para crearte la necesidad de estar conectado todo el tiempo, y además se renueva constantemente para nunca pasar de moda. También trabaja para que otras redes sociales no crezcan o compra aquellas que empiezan a tener una aceptación alarmante. Así se ha convertido en un monopolio mundial y el sistema ha sabido utilizarlo a su favor.

Tal vez en un inicio las intenciones del creador eran nobles (o tal vez no, no lo sé. Pero actualmente es el número 5 en la lista de las personas más ricas del planeta y eso no me suena a casualidad), sin embargo conforme fue creciendo pasó de ser una diversión para convertirse en una herramienta de manipulación en la que la gente acepta voluntariamente ser manejada al antojo de quienes gobiernan al mundo.

Aquello pareciera conspiranoico pero es muy fácil notar que sucede.

Cuando las personas empezamos a quitarnos el velo de los ojos con el tema de la televisión, cuando nos dimos cuenta que nos manipulaban a través de ella, que no nos informaban de forma veraz y completa, empezamos a usar facebook para conocer las noticias reales. Pero el sistema se adaptó a ese cambio de comportamiento y en la actualidad usa a esta red social con el mismo fin de siempre: filtran noticias falsas o distractoras y logran hacerlas virales. Por el contrario, noticias reales e importantes son desacreditadas con comentarios negativos y agresivos. Incluso haciendo uso de perfiles falsos, circulan una idea que siembran en la mente de la gente y entonces la gente misma responde con una conducta calculada.

En cuanto al tema de la publicidad invasiva, para facebook la meta siempre ha sido económica: compra esto compra esto compra esto compra esto compra!

Para que facebook elija qué publicaciones mostrar en nuestro feed, ellos trabajan no sólo mediante el uso de nuestros datos de facebook, sino también basándose en nuestra actividad en línea, en general. Por lo que es MUY probable que le atinen a poner un anuncio que nos llame la atención, y con sólo darle un clic, Zuckerberg ya ganó unos centavitos que se agregan a su cuenta multimillonaria. Además de la probabilidad de que terminemos comprando un artículo o servicio que en realidad no necesitamos.

(No tengo nada en contra de los millonarios, pero creo en la ética y la moral. Personalmente creo que facebook no lo es)

Por supuesto que durante mucho tiempo fui adicta al fb, como millones de personas (qué vergüenza aceptarlo, y cuánto arrepentimiento). Al principio me divertía pasar horas ahí ya fuera jugando, publicando o visitando grupos. Pero en algún momento... no sé si siempre fue así y no me había dado cuenta, o quizás antes no era así y de repente todo cambió. Pero noté a la gente demasiado agresiva, negativa, humillante. Da igual el tema que se trate, cualquier persona que se atreva a emitir una opinión es víctima potencial de la desconsideración. Es inútil que alguien intente explicar su punto de vista, da lo mismo tenga o no razón, el resultado es el mismo.

Es impresionante cómo en los últimos años los sentimientos que más se muestran en esa plataforma son el odio, la intolerancia, la falta de respeto, la burla, el negativismo, la agresión, la crítica destructiva... ante cualquier opinión del tipo que sea, siempre bajo bandera de la libertad de expresión. Libertad que, irónicamente, está completamente prohibida en esta red social.

Por otro lado, es un negocio multimillonario con empleados que trabajan gratis. Empleados, me refiero a todos los usuarios de esta red que somos bombardeados con publicidad sin parar, misma publicidad que compartimos propagándola más aún. Cada like, cada compartido, cada comentario que hacemos, es divulgar gratuita y voluntariamente un anuncio que eso es, aunque a simple vista no lo parezca.

Me parece abusivo y por eso decidí dejar de permitirlo hacia mi persona.

Más allá de todo lo anterior, estar con el celular en la mano todo el tiempo, sin ver lo que sucede alrededor, es pérdida de tiempo.

Cuando analicé las cosas de mi vida para decidir cuáles conservaría y cuáles desecharía, me di cuenta de cuánto tiempo perdí en facebook. ¡Cuánto tiempo perdí que pude ocupar en algo más productivo, divertido e interesante! Es deprimente darse cuenta de esa realidad porque el tiempo jamás puede recuperarse.

Así que simplemente dejé de usarlo.

Cabe aclarar algo muy, muy, muy importante: dejé de usarlo, mas no cerré mi cuenta. Esto por tres razones:

1) Siempre es necesario pensar en otras personas además de uno mismo, al tomar una decisión que podría afectar a alguien. En mi caso, toda mi familia vive lejos de mí y ellos siguen prefiriendo fb como uno de sus medios de contacto principales, particularmente hablo del messenger;

2) Mi lista de deseos la tengo publicada ahí como un álbum fotográfico, la actualizo y la mantengo. Pensé en pasarla a Pinterest, pero nadie usa Pinterest así que absolutamente nadie se enteraría de ella. Perdería todo sentido;

3) Mr. B y yo creamos hace tiempo un grupo secreto, en el que tenemos recetas de cocina de platillos que nos gustan o se nos antojaría probar. Constantemente lo consulto cuando voy a cocinar, es como mi libro de cocina.

Por esos tres puntos es que mi cuenta sigue activa, y sí, entro a facebook cuando requiero realizar alguna de esas tres acciones.

Pero mi cuenta está configurada de tal manera que no me aparece ninguna publicación de nadie en mi feed, así evito distractores para que cuando abra la aplicación, sea única y exclusivamente para leer un mensaje de messenger, actualizar mi lista de deseos, o ver una receta.

¿Y? No sólo no lo he extrañado, sino que además me siento más libre, tranquila y positiva. Y es que es increíble el efecto negativo de facebook en la forma de ser de la gente, algo que debe tomarse en cuenta.

(Suspiro de momento incómodo antes de proceder a decir lo que sigue):

Al decidir crear este blog tuve que crear una cuenta en facebook para darlo a conocer. Es una manera muy eficiente. Pues claro, lo acepto y de hecho lo acabo de decir: publicidad. A través de facebook le daré publicidad a mi blog. Cada que alguien comparta a través de facebook un post mío, o le dé like, o comente, o me siga, estará dando publicidad gratis a mi blog.

Oops. ¿Hablé de más? Después de todo lo que despotriqué hoy contra facebook, supongo que ni ganas le quedarán a nadie de compartir nada mío. Pero si lo piensan bien, a diferencia de los demás, yo sí estoy siendo sincera. Y bueno, la intención de mi blog es positiva. No sé si llegaré a tener pocos o muchos lectores, pero sean los que sean espero poder ayudarles de alguna manera.

Por otro lado, también por medio de ese usuario de fb podrán mandarme mensajes privados los cuales por supuesto leeré y contestaré con mucho gusto (sólo una vez a la semana, tal vez. Es algo que aún no termino de planear).

Pasado el momento incómodo y para finalizar: ya dije antes que nací en esta era de redes sociales y siempre han sido parte de mi vida. El que haya renunciado a facebook no quiere decir que me desconecté del mundo digital. Y si bien ya no es con el face, investigué y encontré alternativas mucho mejores en las que no pierdo el tiempo, porque las uso poco y provechosamente.

Gracias por leerme.

facebook-publicidad-mexico-redes-sociales-anuncios-facebook-renuncia-a-facebook-minimalismo-zero-waste-ecologia-reciclaje-sostenibilidad-consumismo-economia-medio-ambiente
Yo decidí VIVIR y dejar facebook. ¿Tú lo harías?



No hay comentarios:

Publicar un comentario