Alternativas a las redes sociales

blog-alternativas-redes-sociales-blogs-facebook-twitter-bloglovin-inoreader-feedly-skillshare-youtube-instagram-eyeem-grupos-facebook-grupos-whatsapp-slack-redes-sociales-mexico-renuncia-a-facebook-minimalismo-zero-waste-ecologia-reciclaje-sostenibilidad-consumismo-economia-medio-ambiente

Este post lo debía desde hace ya algún tiempo, cuando escribí acerca de mi renuncia a facebook.

(NO es un post patrocinado, todos los comentarios son única y exclusivamente mi opinión).

He notado que de un tiempo para acá, muchas otras personas han dejado de usar su facebook también, ¿será que ha empezado el declive de esta marca que ha estado de moda durante 10 años? O tal vez sólo sea que, por coincidencia, han dejado fb sólo las personas con las que me he relacionado últimamente.

Any way.

No sé, pero yo hace muchísimo tiempo que no lo uso. No recuerdo precisamente la fecha, calculo que aproximadamente un año y medio, un año y ocho meses... ¿O será que ya los dos años?

Fue uno de los primeros pasos inconscientes en mi proceso de conversión al comodito mood, en el cual analicé las cosas que tenía para determinar cuál valor aportaban a mi vida. Aquello que no aportaba algo positivo, sencillamente lo clasifiqué como basura y tal cual lo deseché. Y como platiqué unos meses atrás, una de las cosas-basura que dejé de usar fue facebook (no toda la basura es material).

En ese post también comenté que poco a poco he ido descubriendo ciertas alternativas a las redes sociales que me han parecido más interesantes y provechosas. Y es que no es que yo quisiera renunciar al mundo digital, sino por el contrario, encontrar mejores opciones.

Hablaré de ellas a continuación:

Blogs


Facebook y twitter de lo que se tratan es de escribir posts cortos, muy seguido. Mínimo una vez al día. Cantidad sin calidad.

Me satisface mucho más leer un buen blog sobre algún tema interesante. En los blogs las publicaciones no son a diario y tienen mayor contenido útil.

Por supuesto no estoy generalizando ni afirmando que todos los blogs son buenos, porque hay miles malos. Obviamente me refiero a que me encanta encontrar blogs de temática agradable a mi gusto, que su diseño no dificulte mi lectura, que el autor sepa de lo que está hablando, que sea original y ameno, etc.

Cuando encuentro un buen blog, me suscribo. Eso quiere decir que recibo un mensaje de notificación en mi correo cuando el autor publicó un nuevo post. Mientras no haya nuevo post, no hay notificación. Si quiero cancelar la suscripción, lo puedo hacer en el momento que lo desee. Si no tengo tiempo de leer la publicación en ese momento, lo hago después. Si no quiero leer esa publicación, elimino el correo sin abrirlo. Simple. Así controlo lo que leo en internet: elijo yo misma lo que quiero leer.

Bloglovin


Está relacionado con el punto anterior. A través de esta plataforma puedo suscribirme a cualquier blog que desee. Puedo configurar cómo quiero que me lleguen las notificaciones, con qué frecuencia, y si es que quiero que me lleguen.

Personalmente, encuentro muy beneficioso seguir todos mis blogs a través de bloglovin. Mejor que suscribirme al feedburner, feed de wordpress, newsletter, o lo que sea que ofrezca el blog a seguir. Es lo que he encontrado más provechoso para mí, aunque probablemente habrá personas que elijan otra opción de acuerdo a sus gustos/necesidades.

Me gusta también porque puedo añadir blogs interesantes que ya no están siendo actualizados, o que se actualizan poco, y que muchas veces olvido su nombre. Pero los tengo ahí en mi lista de blogs para consultarlos cuando lo necesite.

Bloglovin tiene un diseño ultra-femenino, definitivamente es una plataforma con un target enfocado a las mujeres. Pero dado que se puede seguir cualquier, cualquier blog, ¿por qué no?, puedo recomendarlo a los hombres también (osea, a quién le importa el diseño cuando se trata de feeds).

Además de bloglovin, hay otras dos plataformas que sirven para lo mismo y me gustaron bastante también: Inoreader y Feedly.

Skillshare


Es una plataforma para tomar cursos en línea. Algunos son gratuitos, pero para los premium sí es necesario pagar.

A quienes ingresen a través de este enlace que está conectado a mi cuenta, les dará la opción de suscribirse a premium gratis por un mes, y con eso tomar todos los cursos premium deseados durante un mes.

(Pasando ese mes, empieza a cobrar lo equivalente a $200 pesos mexicanos, mensualmente, y eso creo yo que ya no vale la pena. Tal vez en un futuro cuando haya más variedad de cursos, pero por lo pronto lo mejor es cancelar la suscripción poco antes del cumplimiento del mes. Cuando se cancela la suscripción a premium, se pueden seguir tomando cursos gratuitos).

Cabe mencionar que actualmente la gran mayoría de videos están solamente en inglés.

Cuenta con cursos o tutoriales de varios temas. Aún no la cantidad innumerable de videos que tiene youtube, pero va por buen camino.

Muchos de los profesores son serios, expertos en su tema. ¡Yo he tomado cursos buenísimos! He aprendido a hacer jabones, mantequilla, pasta a mano (este último está increíble y además es gratuito), etc.

Eliges el curso que te interesa, te matriculas, lo ves en el tiempo que te acomode (cuando me inscribo a un curso de skillshare me encanta tomar notas, como si estuviera asistiendo a la escuela), y la idea es poner en práctica lo aprendido. Así que subes una foto de tu proyecto terminado explicando cómo te fue en el proceso y normalmente el profesor te hace un comentario al respecto.

No quiero decir que skillshare reemplaza a youtube, porque éste se enfoca a muchos aspectos más, además de tutoriales. Pero sí considero que la calidad de los cursos de skillshare es muy superior a la de un tutorial de youtube.


EyeEm


Instagram es la red social más popular para compartir imágenes. En realidad yo no la uso, pero cuando empecé con este blog pensé que sería bueno tener una cuenta ahí para subir fotografías relacionadas con el mood comodito, como un complemento al blog.

Pero instagram y yo tenemos una relación complicada: a veces lo detesto, porque es pura presunción adolescente. Ahí, más valioso serás considerado como persona mientras más te parezcas al concepto de vida idílica del consumismo, que es precisamente lo que tanto evita el mood comodito.

Pero otras veces me encuentro con cosas como ésta, ésta, ésta, ésta o ésta, y entonces veo que es posible encontrar rarezas positivas en el #instaworld.

Y luego otra vez lo vuelvo a aborrecer cuando recuerdo que desde 2012, instagram pertenece al facebook del que tengo un concepto taaaan negativo.

Entre que me decido, sí abrí una cuenta en instagram. Pero también abrí una cuenta en eyeem, que maneja un concepto parecido: compartir fotos chulas.

Slack


Los grupos de facebook podrían ser una buena herramienta si se usaran de manera productiva y no para pelearse unos con otros por diferencias de opiniones, o para atiborrarlos de publicidad. Pero tienen varios defectos, uno de ellos es que cuando alguien publica no necesariamente se coloca arriba. Las publicaciones no están ordenadas por fecha, sino que están (des)ordenadas de acuerdo al número de likes que tienen.

Sobra mencionar la cantidad de tonterías que la gente publica dando como resultado que la poquísima información importante quede sepultada en el mar de la necedad, haciéndose imposible de encontrar.

Los grupos de whatsapp no se quedan atrás. Normalmente los usan para chismear todo el día, personalmente no tengo tiempo para eso (para chismear lo mejor es estar con la persona, no con un aparato).

Entonces descubrí Slack que es una herramienta de comunicación para equipos y archivos compartidos, con la ventaja de que todo queda ordenado haciendo fácil la tarea de buscar y encontrar. Adicionalmente, la opción de buscador.

Solamente quienes están dentro del equipo tienen acceso a la información. Para añadir a los miembros del equipo es necesario su correo electrónico.

Las publicaciones se hacen en general para todas la personas dentro del equipo, pero es posible usar @ para etiquetar a alguien en particular y así asegurarse de que verá una publicación específica. También se pueden enviar mensajes en privado.

Las notificaciones son configurables al gusto de cada usuario.

Todo ello haciendo a esta herramienta muy útil cuando se requiere la posibilidad de compartir publicaciones y archivos con grupos de personas de objetivos comunes. Mucho más productivamente que en grupos de facebook o whatsapp.

Tengo que decir que hablando de whatsapp, si bien los grupos no me agradan, el servicio de mensajería que ofrece tipo sms me parece bueno (siempre y cuando se utilice adecuadamente y no como pérdida de tiempo).

Es muy sencillo de usar y la gran mayoría tiene esa aplicación por lo que no creo necesario buscar alternativas. Sí las hay, pero no lo creo necesario.

Tristemente whatsapp también pertenece a facebook. ¿Quién hubiera negado la posibilidad de volverse millonario sólo para darle una patada en el trasero a Mark Zuckerberg? No los culpo.

Tanto me disgusta que facebook no permita el desarrollo de otras empresas que sí pensé en buscar un reemplazo para whatsapp. Pero viéndolo objetivamente, por ahora no tiene caso.

Hasta aquí mi reporte.

Me gustaría leer en los comentarios de este post si te parecieron útiles estas alternativas a las redes sociales, o si conoces alguna otra que me puedas recomendar!

Gracias por leer.