1. Liberarse de lo inútil

Principios elementales del mood comodito


minimalismo-mexico-zero-waste-ecologia-reciclaje-sostenibilidad-consumismo-economia-medio-ambiente

Leer el 2) Lo útil que sea de calidad y el 3) No caer en tentaciones

Todo lo que no lo es necesario tener en mi vida, simplemente llena un sitio que podría ser ocupado por algo útil. O bien podría ser un espacio libre lo cual también es preferible.

El principio/paso 1 fue particularmente complicado porque tuve que analizar cada cosa que tenía y decidir si seguiría siendo parte de mi vida o no. El sistema nos ha hecho creer que necesitamos muchas cosas que en realidad no nos aportan nada de valor.

Aprender a diferenciar lo vano de lo importante puede llegar a ser incluso doloroso al principio, y es un proceso individual. Para decidir objetivamente puse demasiada atención sobretodo a lo que alguna vez había considerado útil y pensé dos-tres veces antes de valorarlo definitivamente así: ¿Realmente necesito mi colección de revistas viejas? ¿Realmente necesito esas revistas? ¿En serio no puedo vivir sin esas revistas?

El anterior es un ejemplo estúpido, tal y como fueron un sinfín de cosas que encontré durante mi análisis de la liberación de lo inútil. Y así como con las revistas, en el proceso analicé muchas otras cosas que había acumulado durante años y que no eran indispensables para vivir.

También se me dio el caso de tener varias cosas innecesarias que no había adquirido yo directamente, sino habían sido regalos de personas importantes para mí y el sentimentalismo me había obligado a retenerlas. Al final me liberé de esas cosas convenciéndome de que las personas que me las regalaron me aman y quisieron darme obsequios con la mejor de sus intenciones. Pero si lo mejor para mí era ya no tener esos objetos, estarían de acuerdo con mi decisión (tomando en cuenta que me aman y por lo tanto desean mi bienestar).

(Actualización del 7-dic-16: para evitar esta situación en el futuro, hablé con mis familiares y amigos más cercanos y les platiqué de la forma de vida que decidí tener).

Esa es la esencia del primer paso: analizar y decidir, todo, para hacer una limpieza general.

(Cuando digo limpieza “general”, a eso me refiero: integral, profunda, total. En todos los aspectos. En el blog estaré escribiendo algunos casos aplicados a mi vida).

Liberar espacio es siempre reparador. No es casualidad, al hacerlo se deja circular la energía.

No soy una hippi experta en el tema de "energías", pero definitivamente es algo que se siente. Lo explicaré con un ejemplo práctico:

A mí me sucede algo muy curioso cuando limpio mi clóset.

Desde que entré a la adolescencia y por mucho tiempo después, una costumbre mía era hacer limpieza profunda del clóset, una vez al año.

Siempre me llenaba de una sensación agradable cuando me deshacía de las cosas viejas. Sacaba toda la ropa que ya no usaba, reacomodaba lo que decidía quedarme, lo demás lo regalaba a alguien que pudiera necesitarlo. Cuando terminaba, mi clóset estaba tan ordenado que era fácil buscar y encontrar. Por otro lado, ya había lugar para cosas nuevas.

Cualquiera podría decir que no se notaba la diferencia en la habitación al cerrar el clóset. Era sólo éste, por dentro, lo que había limpiado. Pero por algún motivo siempre sentí reconfortante toda la habitación, incluso la casa entera, después de hacer limpieza sólo del clóset.

Las cosas estancadas son como si se tuviera un vaso lleno de agua ahí nada más. Sin beber el agua, sin mover el vaso, sin lavarlo. Nada más ahí.

Es probable que el agua se contamine de polvo, se ensucie y hasta le caiga un insecto. Puede ser que sin querer el viento lo tire y se caiga el agua sobre cosas que no deberían mojarse.

No estaría disponible para ser usado por alguien sediento. No podría llenarse con agua limpia si el vaso ya tuviera agua estancada en él: se derramaría si se agregara más agua. Nadie agregaría agua a un vaso lleno, sé que suena estúpido pero es una metáfora. Lo que quiero decir es que es necesario vaciarlo para volver a llenarlo. Vaciarlo, lavarlo, llenarlo de agua buena, beberlo para volver a vaciarlo y continuar el ciclo.

Así es con todo. Tanto con cosas materiales como de otro tipo. Hay veces que uno se pregunta ¿por qué no puedo tener eso que quiero? ¡Me gustaría tener tal cosa en mi vida pero por alguna razón no llega a pesar de todos mis esfuerzos! Y es que quizás necesitemos liberar espacio para dar cabida a cosas nuevas. Así actúa la energía del el universo.

(Sí, estar comodita es bastante filosófico)

Así que en este primer paso debí hacer una revisión de todo, todo lo que tenía. Analizarlo con detenimiento para determinar si era algo que necesitaba verdaderamente, y separé lo que sí de lo que no.

En cuanto a lo útil, esto fue re-analizado en el principio/paso 2.

Con lo inútil no hubo más: me deshice de ello. Las cosas materiales se pueden liberar ya sea regalándolas o vendiéndolas, cualquiera de las dos opciones es maravillosa. Con lo primero se ayuda a alguien; Con lo segundo se genera un dinero con el que no se contaba.

Será difícil para alguien que nunca lo ha hecho, es impresionante el apego del ser humano a las cosas. Pero la realidad es que lo que no se ha usado en mucho tiempo, no se usará nunca. Ni caso tenerlo ahí.

Lo descompuesto se puede mandar a reparar o en todo caso regalar/vender las partes por separado.

Hay cosas que de plano no pueden ser usadas por nadie más. Lo mejor es identificar de qué material están hechos estos objetos y si es posible enviarlos a reciclar.

No tirar a la basura materiales tóxicos, por ejemplo pilas usadas. Hay centros a donde se pueden llevar para ser tratadas adecuadamente.

Por último, tirar a la basura lo que no haya sido clasificado en alguno de los puntos anteriores. Que de hecho serán muy pocas cosas, la mayor parte se habrá podido regalar, vender o llevar a un centro para reciclar.

La liberación de lo inútil puede durar varios días una vez se empieza, pero es un trabajo que se realiza sólo una vez de manera profunda. Si en los principios/pasos 2 y 3 no hay falla, es difícil que haya cosas inútiles posteriormente. Sé que mis necesidades pueden cambiar con el paso del tiempo, así que no descarto tener que aplicar nuevamente el paso 1 más adelante. Pero no tendrá que ser tan ampliamente, ni tampoco en un futuro cercano.

Leer el 2) Lo útil que sea de calidad y el 3) No caer en tentaciones

ecologia-reciclaje-minimalismo-zero-waste--mexico-sostenibilidad-consumismo-medio-ambiente-economia
Liberarse de lo inútil. Una buena opción fue vender las cosas que no necesito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario