Avisar a amigos y familiares: parte fundamental del proceso

aviso-amigos-familiares-ahorro-facil-minimalismo-zero-waste-ecologia-reciclaje-mexico-sostenibilidad-consumismo-medio-ambiente
Tienen el derecho de saber, y uno el derecho de decirles.

Cuando elegí como forma de vida el mood comodito, pasé por alto una situación que afectó de cierta manera el trabajo que realicé en los pasos 1 y 2 de mi proceso de "conversión" (insertar aquí emoji de la bestia envuelta en luces, transformándose en príncipe): comentarles a mis amigos y familiares acerca de mi nuevo modo de vivir.

En mi blog platiqué de qué se trata el primer principio/paso del mood, y en ese post mencioné que cuando vaciamos un espacio, lo dejamos libre para que entren cosas nuevas. Es impresionante cómo funciona el universo y te manda las cosas solamente cuando se da cuenta de que ya hay un espacio para ellas, no antes.

Pero a mí en un par de ocasiones me salió el tiro por la culata, porque yo no quería que los espacios liberados se llenaran precisamente ¡con cosas similares a las que habían estado ahí antes! Y me declaro absolutamente responsable de ello, porque no les avisé a tiempo a mis personas importantes.

Por ejemplo:

Una de las cosas de las que me liberé, fue de mi colección de perfumes.

Tenía 15 años de edad cuando tuve el primero, y entonces decidí que me encantaban. Me volvía loca de emoción si alguien me regalaba uno, y qué mejor cuando empecé a trabajar y pude adquirirlos yo misma.

Pero cuando transformé mi manera de vivir (como de bestia a príncipe), una de las cosas que salieron primero fueron precisamente los perfumes.

Solamente me quedé con uno, mi favorito: Chanel Allure. Los demás los vendí. Algunos tenían la mitad de contenido, otros más, otros menos. Anunciándolos en un grupo de facebook, cada uno lo vendí entre $50 a $300 pesos, dependiendo del caso.

El dinero que obtuve con deshacerme de lo inútil, lo usé para hacerme de algo útil: me compré una bolsa de diario. Hecha a mano con tela de algodón, de excelente calidad, del color y tamaño que especifiqué, hermosa.

Llevaba más de 5 años usando todos los días la misma bolsa, y sí que se le notaba la edad. Hasta vergüenza me da escribirlo en el blog, sólo de acordarme de lo vieja y rota que estaba. Necesitaba una nueva.

Por otro lado, el área en donde habían estado todas las botellas de perfume ahora se veía más ordenada y limpia. Me sentía satisfecha.

Pero a los pocos días de ese evento (magno evento: deshacerme de mi colección de perfumes desde hacía 15 años)... Me llegó por paquetería uno nuevesito, me lo había mandado mi mamá.

¿Cómo iba yo a saber que estaba planeando regalarme un perfume?, hacía años que no me regalaba ninguno. ¿Cómo iba ella a saber que yo ya no coleccionaba perfumes?

Fue cómico, frustrante y enternecedor.

Cabe mencionar que no sólo sucedió lo del perfume nuevo. La verdad es que en un lapso muy corto de tiempo recibimos muchas cosas por parte de otras personas, todo justo después de haber hecho limpieza profunda en casa.

Lección aprendida.

Platiqué con mi gente más cercana, les hice saber que me he vuelto un poquitín minimalista, y que su amor es el mejor regalo. Pero si desean darme un obsequio tangible, sería fabuloso que fuese algo que verdaderamente necesite. Incluso les informé que manejo una wish list.

Ya comenzó diciembre y por ende la época de los regalos. ¡Espero no se me haya olvidado hablar con nadie!

coleccion-de-perfumes-dior-chanel-lancome-tous-givenchy-bulgari-nina-ricci-vintage-j-adore-allure-mexico-ahorro-facil-minimalismo-zero-waste-ecologia-reciclaje-sostenibilidad-consumismo-medio-ambiente
La foto del recuerdo me mi colección.